14 Polvos para soldar. Como fabricarlos.

 En la actualidad es difícil encontrar placas o polvos para soldar. Por tanto si queremos disponer de ellos, tendremos que fabricarlos nosotros mismos.

 

Es de suponer que la composición exacta de los productos sacados al mercado anteriormente no es fácil conseguirla e incluso alguna de ellas puede poseer aun la patente de fabricación.

 

Pero no es ningún secreto las sustancias que durante siglos se han utilizado para realizar las soldaduras.

Por tanto iniciaremos en la investigación de aquellas sustancias, capaces de actuar como reductoras del hierro, y os invito a realizar vuestra propia “formula secreta” de polvos para soldar. Tal y como hicieran durante siglos en cualquiera de las herrerías.

 

Nos cuenta P. H. Schweissouti. En su libro Forja de piezas varias. Lo siguiente: “Se conocen algunas substancias capaces de disolver estos óxidos de hierro o que se combinan con el oxigeno de estos óxidos, es decir, que se apoderan de oxigeno del hierro porque son más reductoras que el hierro. Estos cuerpos son el ácido silícico y el bórax como disolventes y el manganeso (y también el fósforo) como substancias reductoras”.

 

Mas adelante, refiriéndose a la soldabilidad del hierro nos dice que: “La cantidad de carbono contenido en el hierro puede ser tanto mayor cuanto mayor sea la proporción de manganeso. La adición de una pequeña cantidad de manganeso al material de soldar facilita en general la operación; pero si la cantidad añadida crece, la soldabilidad del hierro disminuye.”

 

Sabemos también que la aportación de cierta cantidad de limaduras de hierro da a la arena de soldar, cierto beneficio para las caldas de aceros con gran contenido de carbono y que ya en 1852. En el libro LA ESPADA APUNTES PARA SU HISTORIA de D. Enrique de Leguina. Nos cuenta, como los espaderos toledanos usaban en sus talleres a la hora de caldar las hojas de espada, el “legamillo de las piedras de amolar”. Podemos entender que se refiere a ese barrillo que queda en las cubetas de agua de las piedras de amolar que tanto trabajo hayan realizado en los talleres de espadería de Toledo. 

Es fácil deducir que este “legamillo” estaría compuesto principalmente de la propia sílice del desgaste de la piedra, más las finas limaduras del acero amolado.

 

Nosotros nos decantamos por limaduras de acero, para caldar hierro con hierro pues su alto contenido en carbono hace que fundan a menor temperatura que el hierro. Pudiendo dar mejor resultado en el momento de la calda, y limaduras de hierro dulce, cuando se quiera soldar piezas de acero con gran cantidad de carbono, con el fin de que al derretirse se forme una capa de hierro menos carburada lo cual facilitara en gran medida la soldadura.

 

Nos envió Víctor Acosta, algo de información sobre el efecto de los componentes químicos que tienen las recetas de los polvos y placas para soldar.

 “ - El bórax [Na2B4O7·10H2O] es un fundente que baja el punto de fusión del oxido de hierro. Junto con el amonio [NH4Cl], disuelve los óxidos metálicos cuando se fusionan con ellos.
   - El acero toma el carbono contenido en el ferrocianuro potásico [ K4[FeC6N6]·3H2O evitando su descarburación.
  - El carbonato sódico [Na2CO3] baja el contenido de azufre y fósforo del acero, eliminando impurezas. El azufre contenido en las impurezas del acero disminuye la soldabilidad del acero. El carbonato sódico también baja el punto de fusión de la sílice y disminuye su viscosidad. 
  - El manganeso y fósforo son agentes reductores, disminuyendo la oxidación.”

 

Por tanto ya podemos ir sacando conclusiones para realizar nuestra propia arena de soldar

La cual podremos componerla de lo siguiente:

 

(Para la manipulación de todos las productos químicos tendremos en cuenta las Fichas Internacionales de Seguridad Química También tendremos en cuenta que al calentarse en la fragua pueden soltar vapores perjudiciales para la salud.)

 

 

Entre los elementos que benefician la soldadura a calda encontramos:

 

- Arena de sílice

- Bórax

- Limadura fina de Acero

- Carbonato de sodio Na2CO3

- Cloruro de amonio (Sal de amonio) NH4CL

- Bióxido de manganeso MnO2

-Ferrocianuro de potasio - Cianuro potasio (PRUSIATO AMARILLO)

- Fósforo

- vidrio molido

- Sal común

- Carbonato cálcico (Polvo de mármol blanco)

- Hierro puro

 

He aquí unas cuantas formulas para la preparación de arenas y polvos para soldar.

 

 

Formula 1

En el taller tengo preparada una arena muy económica y sencilla que suelda muy bien compuesta de lo siguiente.

 

10 partes de arena de sílice

1   parte de Bórax

1   Parte de limaduras de hierro

 

Las limaduras las tomo de la sierra de cinta por tanto son algo gruesas pero dan buen resultado.

 

Formula 2

 

Para acero sobre acero se recomienda una mezcla de:

 

Ácido bórico. . . . . . . . .        41,5 p a r t e s

Sal común... . . . . . . . .          35

Ferrocianuro potásico.. .     15,5

Carbonato de sosa , . . .       8

 

Formula 3

 

Recomendándonos siempre eliminar el agua del bórax, mediante un calentamiento previo.

 

Bórax tostado. . . . . . . . .      35 partes

Bórax natural……………       5       “

Limaduras de hierro ......     52      “

Arena silicia …………….    8         “

y una pequeña cantidad de vidrio de botella pulverizado.

 

Formula 4

 

Polvos para soldar el acero rápido para herramientas de torno sobre hierro. Se mezclan:

 

Bórax tostado …………………………… 1 parte

Bióxido de manganeso pulverizado …..  1

Limaduras de hierro puro ………………. 1

 

 

 

El recetario industrial nos dice entre otras formulas:

Formula 5

 

“En Praga se emplean para soldar acero colado, los polvos de mármol blanco. Se calientan las dos partes que hay que unir, y después de llenas de dichos polvos se hacen coincidir y se martillean.”

 

O bien esta otra.

 

Formula 6

 

El mismo recetario industrial nos cuenta: “Para soldar hierro y acero, se derrite en una vasija de loza 3 partes de bórax con 2 partes de colofonia 1 parte de carbonato potásico 1 parte de jabón duro en polvo, 3 partes de vidrio pulverizado y 2 partes de limadura de acero. Se echa esta mezcla fundida sobre una plancha fría de hierro y después de bien fría se rompe en trozos u se pulveriza. 

 

Así podemos encontrar infinidad de formulas unas con mas acierto que otras. Lo cierto es que si nos damos cuenta, todas están realizadas con los elementos principales que comentábamos al principio, y que no existe la formula exacta que todos los herreros utilizaran, sino que teniendo las nociones comentadas anteriormente cada uno de nosotros debemos realizar nuestra propia formula con los ingredientes que mas fácilmente podamos conseguir; junto con los que la intuición nos dicte. Haciendo de esta, nuestra “formula secreta.” Guardada a ser posible en un tarro hermético para preservarla de la humedad con el fin de que no cambien sus propiedades, para tenerla siempre a punto.